Quedó obligado a ganar en el sur del país para avanzar de llave.

El Santo fue más de lo mismo y empató sobre la hora

“Que se vayan todos, que no quede uno solo”… Los casi mil hinchas que fueron por la mañana al estadio Martearena se hicieron escuchar. Así repudiaron el presente futbolístico e institucional (con numerosos embargos y deudas).

Y es que de no haber sido por Gustavo Ibáñez, el Santo iba a viajar a Madryn con una derrota a cuestas. Sobre la hora, en el segundo minuto adicional, el Ratón marcó el 2 a 2 que aún le permite pensar en la clasificación.
Ibáñez fue quien abrió el marcador a los 15’ del primer timpo, mientras que la visita llegó a la igualadad diez minutos después por medio de Jorge Piñero Da Silva.

El partido se tornó aburrido en el complemento. Los otros goles llegaron recién sobre el final.

A los 40’, Matías Birge convirtió para Deportivo Madryn y cuando parecía que el conjunto sureño se llevaría una importante victoria, volvió a aparecer Ibáñez para dejar las cosas 2 a 2.

La revancha y definicíón de esta llave será este viernes desde las 15:30 en el estadio “Coliseo del Golfo” de Puerto Madryn. El Santo está obligado a ganar para prolongar su ilusión de ascenso, de lo contrario, será el fin de otra temporada.

Fuente: Nuevo Diario