Hallan en México rastros de material extraterrestre


En sedimentos del lago Cuitzeo, ubicado entre Guanajuato y Michoacán, investigadores descubrieron materiales inusuales (incluidos esférulas magnéticas y nanodiamantes) que apoyarían la teoría de que hace unos 12,900 años habría caído un objeto extraterrestre.

De acuerdo con estudios, hace unos 13,000 años 34 géneros de animales de gran tamaño como mamuts, mastodontes y perezosos gigantes desaparecieron de los bosques de Norteamérica por causas que los científicos aún no han podido establecer con precisión. Entre las teorías, una apunta al impacto de un asteroide u otro objeto espacial como el responsable de la catástrofe.  Al final del último período glacial, algo cambió y comenzó una caída de estas especies hacia la extinción. En ausencia de los comedores de hierba, surgió un nuevo ecosistema; las comunidades de plantas se multiplicaron (el fresno negro y los olmos comenzaron a hacerse un lugar entre las omnipresentes coníferas y abetos) y se produjeron cambios en la frecuencia de los incendios. Es decir, la desaparición de la fauna provocó la transformación del paisaje, y no al revés.

El proceso fue gradual y tardó unos 1,000 años, sin embargo científicos creen que la desaparición de los animales se produjo antes del supuesto cataclismo y no después. Ahora el hallazgo parece reforzar la controvertida hipótesis del objeto espacial. Los investigadores, entre ellos Isabel Israde Alcántara, de la Universidad Michoacana, señalan que el impacto pudo haber contribuido al enfriamiento brusco del clima, lo que se conoce como Dryas Reciente, periodo helado que, según esta teoría, contribuyó a la coincidente disminución de la población humana norteamericana y a la extinción de los grandes mamíferos que reinaban en la zona.

En un artículo que publica Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de E.U., el equipo internacional de investigadores explica que extrajeron la muestra de sedimento (un núcleo de 27 metros de largo) a fin de obtener un registro del clima de la antigüedad anterior al periodo interglacial, sin embargo “nuestra atención se enfocó desde el principio en una capa anómala, de unos 10 centímetros de espesor y a una profundidad de 2.8 metros, que data de unos 12,900 años atrás y coincide con varios cambios ambientales y bióticos anómalos, reconocidos de manera independiente en otras secuencias lacustres regionales.”

La capa de sedimento lacustre negro analizada es rica en carbón y, explican, contiene una acumulación diversa y abundante de marcadores relacionados con el impacto; además de los nanodiamantes y esférulas de carbono, hay esférulas magnéticas. Para entenderlo examinaron múltiples hipótesis y llegaron a la conclusión de que la presencia de esos materiales “no puede explicarse por mecanismo terrestre alguno”. Entre las hipótesis analizadas se cuentan la ‘lluvia cósmica’ (la caída de meteoritos), el origen volcánico de esos sedimentos, la producción humana, y hasta la identificación errónea de los materiales hallados. En el artículo cada una de esas hipótesis se discute, y se desestima, a detalle, y se llega a la conclusión de que “el impacto cósmico es la única hipótesis viable”.

Noticias relacionadas:

  1. Hallazgo de la NASA cambiaría la forma de buscar vida extraterrestre
  2. Hallan los fósiles de un nuevo tipo de homínidos en Sudáfrica
  3. Hallan en el sur restos de mamíferos contemporáneos de los dinosaurios
  4. Hallan huellas digitales en el coche bomba que provocó alarma en Nueva York
  5. Hallan una fosa común con unos 15 cuerpos en un centro de detención clandestina

Agregue su comentario

(Requerido)